lunes, noviembre 26, 2007

DEMOCRACIA. UNA INTRODUCCION

Llevo mucho años enseñando dos nociones esenciales sobre las democracias:

-que en una democracia todos somos políticos y que quienes ejercen funciones de gobierno no son más que nuestros mandados eventuales;

-que no tiene sentido despotricar y quejarse de los políticos como hacen los súbditos o los esclavos: si nos parece que cumplen mal su función, debemos deponerlos en las urnas, sustituirlos por otros y, en último término, ofrecernos nosotros para desempeñar su tarea cuando pensamos que podemos mejorarla.
Fernando Savater, de "Por fin, metido en política",
en Clarín, 24.11.2007. Texto completo

Etiquetas: , ,

6 comentario(s):

Blogger Rubén supone...

Realmente tu post es bueno... la regla de oro de la democracia, no sólo es criticar, sino también participar aportando soluciones a los problemas. En lo personal, detesto a todas aquellas personas que únicamente se la pasan quejándose de los problemas, sin que den algún camino para poder solucionarlos. En mi país (México), tenemos un dicho muy popular, que es altamente cierto: "Si no eres parte de la solución, eres parte del problema."

26 noviembre, 2007 18:31  
Blogger Limadiisimas supone...

pasa y contanos que odias!
SACATE LA MIERDA!

26 noviembre, 2007 19:47  
Blogger Alicia Victoria A supone...

Amigo y sí que nos va a costar mucho mas tiempo del que pensábamos , creemos que la "democracia" es una cosa que nos "soluciona los problemas"...Y todo lo contrario , nosotros les damos el mando a algunos , sin siquiera conocer que proponen ...Peliagudo problema el de nosotros los argentinos...Si ni sabemos que significa la palabra "democracia". Salu2

26 noviembre, 2007 21:30  
Blogger Max Aguirre supone...

Todo muy rico, todo muy maravilloso, pero si ponemos en juego que esos cargos están ejercidos por corporaciones mafiosas, entonces me suena un poquito falaz.

27 noviembre, 2007 02:05  
Blogger ficcionalista! supone...

Yo creo, si me permite, mi estimadísimo Aguirre, que es todo cuestión de masa crítica.

Es posible que uno sólo no haga diferencia, pero creer que las corporaciones, sean mafiosas o no, fatalmente manejan y disponen de la totalidad de nuestra existencia es conferirles un poder verdaderamente ilimitado. Sería como considerar que todos los que votaron el mes pasado lo hicieron sin control alguno sobre sus actos. Piense que incluso hubo gente que votó a Patti, a Castells, a Montes o a Blumberg.

Y que, más que falaz, es como un lindo sedativo que permite convencernos de que "mejor me quedo en casa porque total todo está digitado".

Con todo, quiero que sepa que, aun con toda esa tendencia a ver conspiraciones cuasi-masónicas por todas partes -probable vestigio de diestro-peronismo latente en su constitución-, lo quiero tanto como siempre.

Eso. Nada más.

27 noviembre, 2007 10:32  
Blogger Max Aguirre supone...

Peronismo siniestro tal vez, pero no hablé de conspiración ni de poder ilimitado, hablé de que los que votan en general suelen irse embruteciendo, que los que hostentan ese poder mafioso fogonean (porque conviene) ese embrutecimiento, con mala formación, con falta de alimentación y mil etcéteras ¿O la pauperización cultural no es cuasi sistemática? que no hay Cristo que pueda ganar una elección sin aparato político y que el aparato político es una mafia ¿O no?

¿Decime cómo hago, yo vos y cada uno de los ciudadanos comunes para hacer más representativa y de todos y menos falaz y de pocos esta nuestra democracia?
y no lo digo desde el afan desestabilizador y golpista sino desde la tristeza demócrata.

Si todo esto es solo fruto de mi afiebrada cabecita conspirativa, entonces te pido por favor que me hagas medicar.

Yo también te quiero y Savater siempre me pareció, al margen de todo este asunto, un pelotudo mediático que le afanó los anteojos a Jean Francois Casanova.

28 noviembre, 2007 02:07  

Publicar un comentario

<< volvé a ficcionalista!