sábado, junio 28, 2008

NUNCA TAN TRANSPARENTE


Editorial I
Retenciones y renta extraordinaria

En el debate sobre la derogación de las exorbitantes retenciones a la exportación de granos se deslizan algunos conceptos absolutamente equivocados, que al repetirse van cobrando carta de ciudadanía en la opinión pública. Uno de los más graves es el de la llamada renta extraordinaria.

No es claro si este invento deriva de la ideología del Gobierno o de la táctica de justificar cualquier decisión gubernamental a toda costa. Como fuere, esa postura pretende hacer creer que hay rentas ordinarias y extraordinarias: las rentas ordinarias pertenecen a los productores y sobre ellas recaen las retenciones del 35 por ciento, más el 35 por ciento del impuesto a las ganancias, más el inmobiliario, más el uno por ciento del impuesto al patrimonio, más el dos por ciento de ingresos brutos, más la tasa por red vial, etcétera. De ellas, una vez deducidos los gastos de producción, cosecha, flete y comercialización, si queda un remanente, es el beneficio para el productor.

Las rentas extraordinarias serían el aumento en el precio del grano exportable, producto de momentos especiales del mercado internacional, cuyo comienzo o duración son impredecibles, tanto como el monto a partir del cual dejan el modesto papel de "ordinarias" para transformarse en "extraordinarias". Estas rentas, según los voceros gubernamentales como Luis D Elía y otros, no pertenecerían a quienes produjeron el grano sino al Estado, y esto justificaría que se apropiara de ellas, para usos varios. Teóricamente, estos usos serían distintos del empleo del 35 por ciento que se percibe por retenciones "ordinarias" e impuestos generales.

Esta ridícula idea va a contrapelo de lo que ocurre en todos los países del mundo, incluidos los gobernados por partidos de izquierda. Y, por supuesto, ignora las reglas elementales del mercado internacional de granos, que gracias a la información satelital y meteorológica permite conocer los volúmenes de producción de los países exportadores y contribuye a la formación de sus precios. A eso se agrega que los consumidores son cada vez más, y el despegue de los países asiáticos provoca la suba de los precios internacionales. Pero nunca es descartable una baja, estacional o permanente. El campo bien sabe de crisis cíclicas.

Por el artículo 17 de la Constitución Nacional, la propiedad de una cosa incluye lo que produce. Naturalmente, los campos agrícolas producen granos. De su propiedad, el dueño sólo puede ser privado por causa de utilidad pública, previa justa indemnización. Desde Roma, hace más de 2000 años, se sabe que "las cosas crecen y perecen para sus dueños"; es decir, si bajan de precio o se degradan, los dueños son los perjudicados, y si suben de precio, los dueños son los beneficiados.

Cuando una empresa vende más de lo previsto, cuando un programa de televisión recibe más publicidad por el lanzamiento de un nuevo producto, cuando a un futbolista lo contratan para jugar en Europa, ¿hay renta extraordinaria? Cuando inmuebles comprados a valor fiscal se convierten en lugares turísticos, ¿hay renta extraordinaria? Cuando un cantante logra un tema de éxito, ¿hay renta extraordinaria? Sería absurdo: lo que hay es progreso, porque luego de esos picos pueden sucederse bajas. Todos lo sabemos, menos, por lo visto, el Gobierno y sus ideólogos. Salvo que todo sea del Estado y nosotros recibamos exclusivamente dádivas llamadas subsidios. En nuestro sistema constitucional las rentas, sean altas o bajas, son de quien las produce. Y para que se distribuya riqueza está el impuesto a las ganancias: quien gana mucho paga más que quien gana poco. Y quien pierde no paga nada. Por algo, ningún país serio aplica impuestos como los que se están discutiendo.

Por eso, la Corte Suprema de Justicia ha puesto la valla del 33 por ciento en materia impositiva, y por eso los impuestos a la exportación, que el Gobierno llama retenciones, no pueden exceder ese tope sin violar el derecho de propiedad que la Constitución protege. ¡Qué decir si, además, se calcula el total de la carga fiscal, elevada a un increíble 80 por ciento del total que recibe un productor!

La justa indignación del pequeño o gran propietario es por eso: si sube el precio, sube el 35 por ciento que se lleva el Estado, más el 35 por ciento del impuesto a las ganancias, más el dos por ciento de ingresos brutos. Y ahora se pretende todavía más con el rótulo de la ganancia extraordinaria, que pareciera que, sin razón, le pertenece al Estado.

Semejante regla no es la de la Constitución, sino la de un Estado colectivista. Así como la Presidenta dice que si el agro quiere hacer política debe formar un partido político, puede decirse que si se quiere un Estado colectivista, debe cambiarse la Constitución. O al menos, gravarse todas las supuestas "rentas extraordinarias", incluyendo a industrias, personalidades, deportistas, casinos y demás sectores.

Si el Gobierno quiere ese modelo, la única salida legal es reformar la Constitución y eliminar el derecho de propiedad. ¿Harán los Kirchner lo que no hicieron ni Fidel ni Chávez?

Etiquetas:

7 comentario(s):

Blogger Jimenita supone...

bdjj bdjjj bdaaaaghhhhhhhhh
(perdón, vomité un poquito)

28 junio, 2008 21:42  
Blogger Néstor Sbariggi supone...

Toda la "carne" ideològica al asador!

Desde la autodefensa de Julio Ramos por haber contrabandeado un auto basàndose en la "jurisprudencia" que este es un paìs fundado por contrabandistas que no leo algo asì en un editorial.

"La soja es mìa, mìa , mìa!" Dan ganas de sugerirles que se la metan en el orto.

Saludos

28 junio, 2008 21:43  
Blogger polycarpo supone...

yo trague saliva, a la manera en que lo hace donramon en el chavo del 8

que se metan la soja en el orto, en forma de milanesas (me gustaria ver a alfredo deangeli en canal 13 comiendo una milanesa de soja)

un abrazo!!!

28 junio, 2008 23:02  
Blogger Federico supone...

Sos la única persona (y eso incluye a redactores y correctores de La Nación, a juzgar por la prosa de la Tribuna de Doctrina) que lee los editoriales, F. Te vas a enfermar, es al pedo.

29 junio, 2008 19:15  
Blogger Ajenjo supone...

Parece que la nación se quedó sin frenos y se fue al pasto.
Eso de que nadie lee los editoriales debe ser cierto (yo no los leo) si no, no hay otra explicación para que esta columna no haya trascendido.

slds
A

30 junio, 2008 10:20  
Blogger Federico supone...

El fin de semana pesqué a Grondona en el canal (por lo demás, oficialista) C5N, dando una clase con alumnos y todo sobre los militares, y cómo los de antes (los que arriaban colimbas para pelear en las internas tipo azules y colorados, agrego yo) eran verdaderos guerreros.
Y cómo el problema de los que fueron a Malvinas fue que no eran guerreros sino políticos.
Que se hubieran especializado en matar civiles, es un detalle.
Hermoso.
Pero eso sólo muestra que lo que dicen no le importan a nadie. Sin ironías, la supervivencia patética de Grondona (como la supervivencia de los editoriales de La Nación) es un triunfo de la democracia

30 junio, 2008 10:29  
Blogger Federico supone...

Che, voy a seguir ganándome el odio de todos por acá.
El editorial es una mierda, pero está chicana es muy graciosa:
"Cuando inmuebles comprados a valor fiscal se convierten en lugares turísticos, ¿hay renta extraordinaria?"

01 julio, 2008 11:12  

Publicar un comentario

<< volvé a ficcionalista!